¿Qué quieres saber de la CUN?
Generic filters
¿Qué quieres saber de la CUN?
Generic filters

El éxito de la educación virtual y lo que queda por explorar

 

El salto casi inmediato que las instituciones universitarias tuvieron que dar hacia las plataformas virtuales, como consecuencia de la pandemia, provocó un desarrollo bastante acelerado en la educación. Borrando en su mayoría los métodos de enseñanza tradicionales, pero trayendo nuevas oportunidades de mejora y descubrimientos provechosos.

La manera en que las universidades han respondido con respecto a su adaptación a los entornos virtuales ha sido favorable, pero no muy sencilla para todas. Sobre todo, para aquellas situadas en los países en vías de desarrollo, donde la cobertura de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) no cobija al 100% de su población, por lo que las instituciones han tenido que buscar la manera de brindarles el acceso a todos sus estudiantes.

 

Una de las mejores estrategias que se ha evidenciado, por ejemplo, en la CUN, una institución de educación superior colombiana, ha sido reducir el valor de los semestres académicos para así incrementar el poder adquisitivo de los estudiantes que necesitan comprar las máquinas para ingresar a sus clases virtuales.

 

Las ventajas que suponen las nuevas tecnologías han llevado a universidades, como la CUN, a descubrir nuevos métodos de enseñanza, permitiéndole a sus estudiantes: mayor autonomía en su aprendizaje, entornos educativos más seguros y el desarrollo de innovadores espacios de socialización con sus colegas.

 

Autonomía y seguridad

El cambio de los espacios físicos cerrados a los digitales, le ha permitido a los estudiantes una exploración mucho más amplia de la Internet y de sus alcances. Gracias al tiempo que le invierten al uso de los computadores, celulares y tabletas, los universitarios están desarrollando mayor autonomía en su relación con los dispositivos y con el contenido que pueden encontrar a través de estos.

 

Pero pese a que las nuevas tecnologías representan avance y desarrollo, es imposible afirmar que por sí solas simbolizan una solución a los problemas del campo educativo. Como lo señaló Beatriz Chaparro en el 2020 “incluir los formatos virtuales en el centro de la estrategia metodológica definitivamente requiere de condiciones y actitudes en el docente tales como: la predisposición a la adaptación, el trabajo colaborativo, la creatividad y la comunicación”.

Es aquí donde sale a relucir el papel del docente, una figura indispensable en cualquier tipo de enseñanza, pues son ellos los guías en el proceso de autonomía del aprendizaje. Como ocurre en la CUN, un lugar donde los maestros se han centrado en fomentar la curiosidad, la investigación y los descubrimientos a partir del uso de las TIC, lo cual ha representando un impulso positivo en la institución.

 

Cabe rescatar, así mismo, la seguridad y la comodidad de la que gozan hoy en día los estudiantes Cunistas, gracias a que sus entornos educativos ahora están ubicados en sus hogares. Lo anterior, les evita desplazamientos incómodos y un mayor ahorro del tiempo, el cual disponen a sus actividades favoritas o al cumplimiento de sus obligaciones universitarias.

 

Desarrollo de habilidades sociales

Además de la participación en las aulas virtuales, los investigadores colombianos Laura Botero y Germán Torres afirmaron a finales de 2020 que, “los estudiantes necesitan otros espacios digitales de interacción en los cuales puedan desarrollar habilidades sociales con sus pares”. Para que sus procesos educativos no se centren exclusivamente en clases virtuales llenas de desconocidos, sino que haya diversos espacios digitales en los que puedan compartir con sus colegas.

 

Un ejemplo de lo mencionado anteriormente es el primer campus virtual en 3D desarrollado por la CUN. Un espacio digital que le permite a los estudiantes de la institución crear un avatar, como ocurre en la mayoría de videojuegos, y navegar por medio de diferentes recursos educativos mientras sostienen encuentros con otros integrantes de la universidad.

 

Es importante destacar que el desarrollo de una plataforma de esta magnitud no es un trabajo que se logre de la noche a la mañana, por eso, mientras las demás instituciones se preparan para lograrlo, hay otros recursos que pueden implementar para desarrollar estas habilidades sociales.

 

Entre el abanico de oportunidades que llevan a cabo las universidades para incrementar estas habilidades sociales están las siguientes, también implementadas por la CUN: fomentar la participación de los estudiantes en semilleros y eventos grupales virtuales o animarlos a ser parte de la emisora y demás grupos institucionales. Este tipo de encuentros fortalecen tanto la identidad universitaria como las redes de apoyo estudiantiles.

Ahora el reto consiste en aprender a sacarle el mayor provecho a las herramientas digitales, para evolucionar en el campo educativo a nivel global. Las ventajas de la tecnología van mucho más allá de las mencionadas anteriormente, por lo que el trabajo de las universidades, de ahora en adelante, será descubrirlas.